Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2016

La "petite robe noire"

Imagen
Todas conocemos el significado de “la petite robe noire” o LBD (little black dress): un vestido negro corto creado hace casi un siglo por Coco Chanel y que Christian Dior avaló declarándolo “elemento esencial en el armario de cada mujer”.      El mío es entallado, con caída y sin mangas. He perdido la cuenta de los años que lo tengo de fondo de armario. Cuando lo veo colgado en su percha, esperando tranquilo su momento de gloria, recuerdo que ha resistido cambios de domicilio, de modas e incluso las crisis de final de temporada en que me da el pronto y me desembarazo de un montón de prendas. Él aguanta, siempre se queda, y por ello se ha ganado mi respeto y también mi afecto.      Lo cierto es que es el vestido de los mil usos: con perlas juego a ser Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes”; con medias de color y botines me da un aire artístico-informal, con una blusa debajo lo luzco en entornos laborales. La “petite robe noire” se adapta a todos los ambientes, a todas las estaciones…

De besos y caricias

Imagen
Una enfermera con la que había trabajado solía decir que el mundo iría mejor si las personas nos tocáramos más, una opinión extraña en algunos contextos y que se presta a interpretaciones muy alejadas de la intención original. Sin embargo, acierta en la importancia del contacto físico en los mamíferos, ya sea con intención sexual o como demostración de afecto.    ¿Por qué nos gustan las caricias? Los motivos son físicos y psíquicos. Disponemos de un órgano receptor excepcional: la piel. Sus múltiples terminaciones nerviosas nos permiten recibir estímulos del exterior, como la temperatura o el contacto con otros materiales. Las sensaciones recibidas están directamente conectadas con el sistema nervioso central y, del mismo modo que el estrés puede producir alteraciones cutáneas o que muchos sentimientos se reflejan en la piel (rubor, pelos de punta, sudor), las caricias que recibimos le resultan placenteras y relajantes a la mayoría. Asimismo, gracias al sentido del tacto, las caracter…